Empedrado granadino

¿Les gusta el pavimento de las calles de la ciudad de Granada?

Aparecen repletas de piedras de río de diferentes colores.

Si aún no he han fijado en los empedrados granadinos que recubren el suelo de las calles principales de Granada, tanto del Centro Histórico donde está la Catedral y la Capilla Real, o el barrio musulmán antiguo, el Albaicin, les invitamos a que se fijen en los bonitos dibujos de cantos de río negros y blancos, alternándose y realizando dibujos originales.

Al principio no resulta fácil caminar por ellos. Sin embargo, tras un rato de hacerlo, se siente un masaje en las plantas de los pies, y en este momento, empezamos a admirar el arte del empedrado, y ya nos fijamos más en los diferentes dibujos.

El origen de estos empedrados es ciertamente muy antiguo.

En la civilización Egea, en el periodo Neolítico que se data entre el año 1.600 y 1.000 antes de Cristo, la gente comenzó a empedrar sus calles con cantos de ríos.Primero griegos, romanos después, decoraban sus construcciones con magníficos mosaicos, realizados con pequeñas piezas de colores, llamadas teselas. Combinándolas obtenían magníficos dibujos de todo tipo, en las villas romanas, los patricios contaban con estos maravillosos ensolados, repletos de dibujos de todo tipo: geométricos, animales…

De esta forma, el pavimiento granadino es una derivación de las teselas romanas.

Sin embargo, se desarrolló plenamente cuando la musulmana Córdoba califal estaba en pleno pogeo del siglo XI. Aquí, en Córdoba, estos suelos se decoraron en las casas de las familias más ricas y pudientes, y claro está, las carreteras principales también las tuvieron.El material usado eran cantos rodados de los ríos, que por efecto de la erosión eran totalmente redondos, y los obtenían, en los lechos de los ríos.

Deja un comentario

Descubre Granada

Ir al blog