Camarín de la Virgen del Rosario

IGLESIA DE SANTO DOMINGO

Hay un pequeño lugar, desconocido, recoleto pero enigmático, dentro de la Iglesia de Santo Domingo, el Camarín de la Virgen del Rosario.

Es una construcción encuadrada dentro del siglo XVIII, pleno apogeo del estilo Barroco, ubicada en el Barrio del Realejo.

Este camarín de la Virgen del Rosario, copatrona de Granada, conmemora por sus cuatro costados la victoria en la Batalla de Lepanto. Fue un combate naval sucedido el 7 de octubre de 1571, que enfrentó al todopoderoso Imperio turco otomano contra España, Venecia y los Estados Pontificios. El Papa Pío V solicitó ayuda a Felipe II, y de esta forma España puso sus barcos, Venecia su fuerza y muy buenos generales, y, el Papa, la oración.

En todo el camarín se respira esta batalla: sus innumerables  pinturas murales con barcos y banderas, sus suelos repletos de barcos, pólvora, arcabuces… y la Virgen del Rosario, la mediadora y la gran salvadora, gracias a la cual, Don Juan de Austria y Don Álvaro de Bazán, buscaron la estrategia más certera y, uno avanzando, y, otro en la retaguardia, condujeron a la victoria final. El primero, Don Juan, era hermanastro de Felipe II, hijo natural de Carlos V, que fue reconocido al final de la vida del Emperador, que fue nuestro comandante. El segundo, Don Álvaro, militar y almirante español de gran renombre y hombre clave en la victoria porque gracias a sus órdenes, se salvó la flota cristiana en tres momentos críticos.

Pascasio de Baños fue el gran mecenas y gran devoto de esta Virgen. Nos dejó una obra única, irrepetible y, también nos dejó, muchos enigmas, pues no disponemos de planos, ni sabemos quién lo hizo, y tampoco va a tener precedentes conocidos ni imitadores posteriores, repito, única e irrepetible. Aunque sí conocemos al autor de las pinturas murales, de las salas adyacentes al Camarín: Chavarito, Domingo Echevarría. Él nos dejó plasmada la Batalla de Lepanto en techos, pechinas, y muros.

La Virgen del Rosario, símbolo de los dominicos, presenta diferentes atributos: la estrella, que es uno de los más característicos; el perro; y como no, el rosario, que suele llevar en la mano, del cuello, del cinturón. A esta Virgen está dedicado íntegramente el Camarín, donde se nos muestra una Virgen vestida con manto y vestido de plata, donde este color invade paredes y techos.

Es un lugar que no podemos dejar de ver en la ciudad. Algunos días está abierto al público por el módico donativo de 2 euros, pero si quieres venir con nosotros, efectuaremos la reserva cualquier día de la semana  y te explicaremos la historia de este Camarín.

Deja un comentario

Descubre Granada

Ir al blog