Natívola

¿Natívola existió?

Nativola existió.

Tenemos pruebas con la placa encontrada en la Alhambra.

Conservada hoy en el Museo de la Alhambra o Hispanomusulmán que en su epigrafía incluye la inscripción “In locum Nativola” o su traducción al castellano sería “Lugar Natívola” indicando su procedencia.

Es una placa conmemorativa de 3 iglesias en época visigoda, y de aquí precisamente el misterio.

En esta placa de mármol se cita a dos obispos de Guadix (Pablo y Liliolo). Algunos historiadores piensan por ello que se realizó para Guadix y posteriormente se trajo a Granada. Pero otros autores lo descartan, porque Nativola no pertenecía a la diócesis de Acci sino a la de Iliberris.

Otros historiadores citan este lugar de Nativola en Los Rebites, la Zubia o Nigüelas. Especialmente se decantan por Nigüelas, como veremos a continuación.

Y otros, citan este lugar en la Alhambra, donde la placa fue encontrada. Aunque bien pudiera tratarse de una reutilización en una edificicación musulmana posterior, pues no hay indicio arqueológico que en la Alhambra hubiese una construcción anterior a la época musulmana o por lo menos no hubo una configuración urbana hasta la llegada de los nazaríes en el siglo XIII.

Muchos pretenden ver en el actual nombre de la ciudad Granada, su origen en la palabra Nativola. Vamos a desgranar este término, ya que a simple vista, parece bastante complicado llegar de un término al otro.

En el siglo XVII el escritor Luis de las Cuevas en su obra “Diálogos de las cosas notables de Granada” citaba que Natívola era un diminutivo de Nata. Para algunos Nata es una deformación de la palabra Naath, que fue la esposa de un rey granadino que fundó la ciudad que mira a poniente o garb, de donde vendría la palabra Garb-nata o Garnata, Granada.

Para Bermúdez de Pedraza, Nata era la hija de conde Don Julián que vivía en una cueva o gar a la que llamaban la cueva de Nata o Garnata.

Cicerón en su libro De Divinatione se lo dedica a una diosa desconocida llamada Nata, y se piensa que pudo haber un templo a esta diosa Nata en la Alhambra y llamarse con el diminutivo Nativola el barrio que estaba alrededor de este templo.

Para el autor Germán Tejerizo en su obra “Natiuola: La Primera Granada”, estuvo en Nigüelas y documenta bastante bien esta idea en su obra.

Finalmente llegaríamos a la Garnatha o Granada, ciudad que tiene el nombre de esta sabrosa fruta de color granate como el color de sus tierras rojizas.

Como resumen, nos encontramos en un lugar desconocido, no lejos de Iliberri o la Granada actual, siendo sede del poder civil y militar en época visigoda, situado en una zona fronteriza con los Visigodos.

Termino este artículo con más interrogantes de los que lo comencé, pues un halo de misterio envuelve a todo lo relativo a esta sede de Natívola. Pero existir, existió, está documentado y lo que nos falta por conocer es dónde estuvo enclavado, su situación exacta. Tal vez, algún día, la arqueología nos desvele este secreto, hasta el momento, sólo son meras especulaciones, algunas mejor documentadas que otras.

Tumbas de los sultanes de la Alhambra

Tumbas de los sultanes de la Alhambra

¿Dónde están las tumbas de los sultanes de la Alhambra?

Es uno de los interrogantes que siempre nos hacemos, y a lo largo de este artículo, vamos a dar luz a algunas de las incógnitas acerca de este tema: los enterramientos en la Rauda de la Alhambra.

Sabemos con certeza que en 1925 Leopoldo Torres Balbás encontró 70 tumbas vacías en la Alhambra, sin presencia de huesos, lo que justificó como “un traslado cuidadoso de los huesos a Mondújar”.

Creo que siempre se ha tenido claro que estos restos de la Rauda alhambreña se trasladaron al valle de Lecrín, a Mondújar, pero mi duda primordial era saber si seguían reposando allí, o si Boabdil en su exilio a Fez se los llevó consigo, que eran las dos teorías más pausibles, si bien, hay otras.

Aquí estuvo en la Rauda de la Alhambra, la mayor parte de la dinastía nazarita enterrada, hasta la llegada de la Reconquista y, en 1491 fueron desenterrados y enterrados en Mondújar. Este hecho parece claro y poco refutable, pues por aquí pasó Boabdil y parece ser que, en este lugar también fue enterrada su esposa Moraima al morir, más concretamente, en la mezquita de Mondújar.

A comienzos del siglo XXI con motivo de la construcción de la autovía Granada-Motril se realizó una intervención arqueológica. Apreciaron que el macaber de Mondújar había sido removido anteriormente, probablemente, en 1988 para la construcción de la vieja carretera de circunvalación del pueblo. En aquella ocasión, no hubo arqueólogo ni se contó con ninguna medida cautelar.

Así llegamos al año 2002 y estas excavaciones arrojaron unos resultados sorprendentes: se confirmó que Mondújar era el enterramiento de los sultanes de la Alhambra.

Fueron excavadas unas 70 sepulturas con resultados muy dispares, ya que había tumbas con cadáveres completos, con cadáveres apilados, o vacías.

Se llegó a pensar que las tumbas vacías era para enterrar los delitos de los difuntos como era costumbre musulmana ancestral, pero era probable que en esta época esta práctica estuviera en desuso.

Se llegó a sospechar que secretamente Boabdil los desenterró y se los llevó al Norte de África, que yo misma fui muy proclive de esta posible teoría que me parecía acertada y lógica, el no querer dejar cuerpos musulmanes en tierra cristiana.

También se pensó en la desaparición de los cuerpos por alguna reacción química, pero esto parecía ser muy poco probable, o que todo hubiese sido hecho como una simulación, que a mi tampoco me parece creíble por ser una pérdida de tiempo.

A partir de aquí llegamos a ciertas conjeturas a través de certezas y muy certero fue que Boabdil no acudiría en verano de 1493 a dar sepultura a su esposa Moraima y la desenterrara un mes más tarde para llevársela a Fez, ¿o sí?. Aunque yo tengo mis dudas en esta teoría, porque bien pudo llevarse a su difunta esposa en a su último retiro.

Toda la documentación de lo que se llevó Boabdil a Fez viene perfectamente detallada por Pedro de Zafra y Gonzalo Fernandez de Córdoba, indicando bienes, personas y navíos que se llevó consigo, con amplios detalles, pero nada referente a sus ancestros y antepasados o restos humanos.

Lo más lógico es que en 1988 la primera carretera de circunvalación de Mondújar fueran removidos los restos, de hecho, muchas personas que aquí trabajaron atestiguaron ver restos de huesos con bastante frecuencia. Pero en esa época no existía aún la mentalidad conservadora de hoy día, ni las excavaciones arqueológicas tenían el rigor exquisito de hoy día.

Así, en el año 2003 la zona más importante había sido removida pero lo más factible es que gran parte de la familia nazarí repose debajo de la capa de asfalto de la carretera que conduce a Motril.