Restauracionismo o conservacionismo

Restauracionismo o Conservacionismo

¿Sabes cuál es la diferencia entre restauracionismo y conservacionismo?

A lo largo de los siglos y con el paso del tiempo, muchos edificios nos han llegado a nuestras manos de formas muy curiosas y con un pasado increíble.

Sin embargo, no todas las construcciones nos han llegado completas o intactas.

El paso del tiempo, guerras, terremotos, viento, lluvia, volcanes o simplemente, la mera especulación de las piezas, nos han llevado a conservarlas.

El ser humano tiende a conservar y preservar su pasado, para que en el presente, y en el futuro, pueda contemplar unas maravillosas creaciones realizadas por sus antepasados.

Ya que el paso del tiempo, guerras, terremotos, viento, lluvia, volcanes o simplemente la mera especulación de sus piezas, han hecho que, el ser humano tienda a conservar y preservar su pasado, para que en el presente, y en el futuro, pueda contemplar unas maravillosas creaciones por sus antepasados.

Esto ha hecho que, existan muchas formas para preservar estos lugares, y, especialmente, hay dos formas totalmente diferentes y opuestas que son, el restauracionismo y el conservacionismo.

RESTAURACIONISMO O CONSERVACIONISMO

¿En qué se diferencian y cuándo se aplicó una u otra?

RESTAURACIONISMO

El restauracionismo tiende a completar el edificio, aunque ello suponga inventar o añadir.

Para esta tendencia restauracionista, se han de mover o quitar piezas en mal estado originales para poder tener una visión completa del conjunto.

En el conjunto monumental de la Alhambra, uno de los máximos exponentes del restauracionismo ha sido Modesto Cendoya, que entre los años 1907-1923 intervino aportando una estética personalista.

Una de sus actuaciones más importantes fue el añadir unas cúpulas redondas tipo persa en el famoso patio de los Leones (el cual figura en la fotografía), que, acertadamente fueron retirados, poco después.

CONSERVACIONISMO

Sin embargo, la otra tendencia, la conservacionista es su polo opuesto. 

Está basada en consolidar, conservar, mantener lo que quede original, al máximo posible.

De esta forma, se intenta conservar lo que ha quedado, pero respetando el paso del tiempo y los avatares de la historia de las edificaciones.

FIGURA DE LEOPOLDO TORRES BALBÁS

De esta otra teoría conservacionista el máximo representante fue Leopoldo Torres Balbás.

Él  trabajó en la Alhambra y en Granada entre los años (1923-1936).

Con él tenemos una gran deuda de gratitud, debido a su gran acierto de mantener lo original, poco o mucho que hubiera perdurado.

Ya en aquella época tuvo la gran visión que es de la actualidad más relevante.

Precisamente, porque estas son las técnicas tendentes en el siglo XXI, con algunos matices, pero que convergen en las grandes líneas con sus acertadísimas intervenciones.

A la figura de Leopoldo Torrés Balbás dedicaremos nuestra próxima publicación en el blog, ya que su figura en la actualidad es aplaudida y valorada por ser un gran visionario en la protección de los monumentos y obras de arte.

LA VERTIENTE RESTAURACIONISTA DE LOS CONTRERAS

Queremos también incluir otras figuras que también trabajaron en el conjunto monumental de la Alhambra, aunque son las más antiguas, del siglo XVIII como la dinastía de los Contreras: José, Rafael y Mariano.

José Contreras (1826 -1847) se ocupó en obras de fortificación de la muralla, ya que las tropas Napoleónicas hacía pocos años, en 1812 que habían destruido la medina de la Alhambra con pólvora.

Esto ocasionó la pérdida de 8 torres del recinto, un gran lienzo de muralla, y todas las casas, talleres, industrias y mansiones de la Medina.

Su hijo, Rafael Contreras (1826-1890), no tenía la sólida formación de arquitecto como su padre, sino de escayolista. Podemos imaginar lo que supuso su intervención. 

Lamentablemente con él se perdieron muchos estucos originales, y como restaurador adornista, inventó, creó a según su erróneo criterio.

Finalmente, le sucede su hijo Mariano (1853-1913) que su arquitecto-conservador y que continuó su labor como su padre y su abuelo.

RESUMEN FINAL

A modo de resumen, aunque el tema es mucho más complejo, podemos concluir indicando que las tendencias actuales son preservar lo mínimo original que exista, consolidarlo utilizando materiales inocuos.

Las restauraciones tienen que ser reversibles, es decir, que de tenerlas que retirar, nos encontraríamos las piezas en el estado original en que se encontraban.

Conservar, restaurar, consolidar y proteger lo original, es la tendencia actual para poder preservar al máximo todo el legado del pasado recibido.

*** ¿Quieres ver en vídeo las diferencias entre conservación y restauración? ***

Sólo tienes que pinchar el enlace.

2 comentarios en “Restauracionismo o conservacionismo”

  1. Muy esclarecedor Cristina, tengo entendido que los Contreras fueron muy polemicos tambien en sus restauraciones. Creo que se debe auna de ellos la reconstrucción de la Alcaiceria ¿es asi?

    Gracias por el articulo¡¡

    Responder
  2. Hola Antonio! Hubo un incendio en la Alcaicería o mercado musulmán de la seda en el siglo XIX. Se hizo una reconstrucción del lugar, basado en las inspiraciones alhambreñas, y justamente en esa época, el arquitecto restaurador en el cargo, era José Contreras. Entre 1841-1844 se hace esta reconstrucción, y sus planteamientos son totalmente neonazaríes o alhambrescos, de forma que, como muy bien indicas, polémicas restauraciones, se deja imbuir por las decoraciones de la Alhambra y coloca en nuestra alcaicería, columnas, capiteles, arcos, muy a semejanza de los Palacios Nazaríes de la Alhambra. En época musulmana, nos consta, no había decoración exterior en este zoco, tiendas, muchas, pintadas de almagra, pero sin decoración exterior.
    Muy interesante aportación Antonio, muchas gracias por tus apreciaciones. Un saludo. Cristina

    Responder

Deja un comentario

Descubre Granada

Blog